Servicios de empresa de consultoría ambiental para el sector audiovisual: ¿qué son y para qué sirven?

Servicios de empresa de consultoría ambiental para el sector audiovisual: ¿qué son y para qué sirven?

article ISO 14001 1024x427 - Servicios de empresa de consultoría ambiental para el sector audiovisual: ¿qué son y para qué sirven?

¿Qué hace exactamente una empresa de consultoría ambiental? ¿Qué es un sistema de gestión certificado? ¿Qué es una certificación ISO 14001, EMAS o cualquier otra? ¿Para qué le sirven estos certificados a las empresas? Y a una empresa audiovisual ¿qué le puede aportar? ¿Supone mucho esfuerzo? ¿Es un reconocimiento realmente útil? ¿Es caro implantar y certificar un estándar? ¿Puedo pasar de plantearme este tipo de servicios?

Son preguntas bastante frecuentes, y es que en si bien para otros sectores industriales este tipo de servicios son «el pan nuestro de cada día», para el sector audiovisual aún son conceptos poco habituales. Por eso, en este post intentaremos aclarar algunas de esas dudas comunes.

¿Qué hace exactamente una empresa de consultoría ambiental? Tiene varias funciones o servicios pero, para no extendernos demasiado, podríamos decir que asesora acerca de cómo minimizar el impacto ambiental que la empresa tiene. Es decir, estudia «qué daño causa» o, en positivo, «qué puede aportar para mejorar» y busca soluciones. Un tipo MUY FRECUENTE de soluciones son las certificaciones ambientales, o lo que es lo mismo «los sistemas de gestión ambiental certificados«: ¿en qué consisten? La empresa decide «implantar» una serie de medidas, mejoras o, como comúnmente de les llama «requisitos» que vienen recogidos y contenidos en las normas o «estándares» de certificación y, una vez «implantados estos requisitos del estándar» se pasa por un proceso más o menos sencillo de auditoría (la complejidad de esta depende del estándar que se haya optado por implantar) y, superada la auditoría, la empresa ha mejorado su comportamiento ambiental y obtiene su certificado.

Veamos un ejemplo, nos valdremos de la norma o certificación ambiental más conocida a nivel internacional, la ISO 14001: una empresa X decide que quiere mejorar su comportamiento ambiental e, ¡importante!, certificarlo. (¿Para qué certificarlo? De eso hablaremos también después, de los beneficios de certificarse o por qué hacerlo). Se pone en contacto con una empresa de consultoría ambiental (importante que sea especializada en su sector) y le pide asesoramiento. Juntos valoran las diferentes opciones y, finalmente en este supuesto, se decantan por una ISO 14001. La empresa consultora le entrega la norma o estándar de certificación, para entendernos, el texto que reúne los requisitos que tiene que desarrollar o llevar a la práctica y comienza la fase de implantación de tales requisitos. ¿Para qué necesita que le ayude en esa fase la empresa consultora? Bueno, por el mismo motivo que es fundamental que la empresa consultora sea especialista en su sector: porque las normas de certificación no son nada concretas, y muchas veces pecan de abstractas y de difícil puesta en práctica. La empresa consultora de ayuda a traducir, descifrar, aterrizar y aplicar esos requisitos a la realidad operativa: no, no es difícil si se hace bien y se tiene un poco de experiencia, pero hay que conocer los sistemas a implantar. ¿Cuánto puede tardar en implantar los requisitos? Depende de cómo de bien o de mal esté la situación ambiental de partida, de la implicación de la empresa interesada en certificarse y de la ayuda y asesoramiento de la consultora: hay empresas que tardan semanas, otras meses. Pero en todo caso, una vez se cumple con las indicaciones de la norma de certificación, ¡viene el auditor! Digamos que es el día del examen… Y el aprobado se traduce en obtener el certificado ambiental

Ahora sí: y ¿para qué quiero un certificado ambiental en mi empresa? Hay muchos motivos, todos válidos, si bien no todos parten del mismo fundamento: porque de verdad existe un compromiso ambiental y quiere mejorarse; porque algún cliente me lo pide para contratar conmigo (cada vez son más frecuentes en acuerdos internacionales), este podría ser el caso de empresas de service de producción; porque las administraciones públicas lo exigen en concursos públicos o procesos de subvención, de cara a sumar puntos o inclus como requisito excluyente (AÚN no tan habitual en las subvenciones o contrataciones audiovisuales en algunos países, pero ya es OBLIGATORIO para otros sectores como el del transporte, las obras e infraestructuras o incluso el turismo de cara a trabajar con ciertos agentes); por la mejora en términos de imagen empresarial que supone, en un tiempo en el que cada vez hay más conciencia ambiental; como parte de la estrategia de marketing responsable; porque otras empresas del sector sí los tienen… y la competitividad, hoy por hoy, es en todo; porque redunda en un beneficio económico a medio plazo demostrable, por la gestión eficiente de recursos como el energético o los residuos. Y estos son solo algunos, pero podemos añadir más, y cada vez, surgen más motivos. Así que, si bien son «voluntarias», cada vez se hacen más necesarias en todo tipo de empresas y en todos los sectores.

La norma ISO 14001 es solo un ejemplo: el reglamento EMAS, a nivel europeo, es otro. Y después hay certificaciones específicas para cada sector: por ejemplo, en turismo, Travelife es una certificación muy frecuente. ¿Y en audiovisual? Pues hasta ahora no había ningún certificado como tal: sí recomendaciones, plataformas con información, decálogos… pero no certificados. Hasta SUSTAINABLE Filming.

Esta certificación no solo es específica para el sector, sino que conlleva una auditoría más flexible (se puede hacer por partes) y precios entre un 40 y un 50% menos que una ISO. Su estándar de requisitos ha sido creado en base a las recomendaciones dadas por las Naciones Unidas para lograr un desarrollo sostenible en todos los sectores: desde la ONU, dieron 17 objetivos generales para lograrlo y en el estándar de SUSTAINABLE Filming se trabajaron estos objetivos, convirtiéndolos en requisitos específicos para el sector audiovisual.

No obstante, cualquiera de las opciones puede ser una buena elección, solo hay que valorar cuál se adapta mejor a cada empresa.

¿Tienes cualquier otra pregunta? Por favor, no dudes en contactar con nosotros: estamos para escucharte y ayudarte a aclarar dudas.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish